AUDIENCIA CON S. M. EL REY

El pasado 25 de Julio, S.M. el Rey, recibió en el Palacio de la Zarzuela a la Junta Directiva de la Asociación Atlántica Española.
Trascribimos a continuación las palabras de nuestro Presidente:

Majestad:

La Junta Directiva de la Asociación Atlántica Española nos sentimos especialmente honrados y agradecidos por esta Audiencia: es la primera vez que Vuestra Majestad recibe a la Junta Directiva de nuestra Asociación que fue constituida ya en 1982, es decir, el mismo año del ingreso de España en la OTAN. Ello es así porque la Asociación, que existe en todos los países aliados, es lo que podríamos denominar la longa manu de la Alianza Atlántica en la sociedad civil, constituyendo su misión la de dar a conocer a la opinión pública, en este caso española, las ventajas de pertenecer a la OTAN, es decir, de difundir y diseminar a los cuatro vientos los beneficios de pertenecer a la alianza militar y defensiva más importante del mundo.

Afortunadamente hoy no es tema de discusión entre españoles la pertenencia a una Alianza que no solo nos preservó de los peligros de la Guerra Fría, sino que hizo que ésta se terminara en favor del bando al que pertenecemos y sin producir ni una sola víctima. Sin embargo no podemos olvidar que la primera mitad de la década de los 80, por tanto hace ya treinta años, fue un tema de grave división entre españoles; en la contención de las hemorragias y en la sutura de las cicatrices, la Asociación que presido jugó un papel no menor.

Hoy el mundo es muy diferente: la globalización con la consiguiente regionalización por un lado, y la revolución de las tecnologías por otro, enmarcan un mundo profundamente diferente al de la Guerra Fría.

Tampoco hay que olvidar la grave crisis económica que estamos atravesando pues como ya se ha dicho repetidamente, hoy esta crisis es la principal amenaza para nuestra seguridad y por ende, para nuestra soberanía, como desdichadamente estamos viendo.

La Alianza Atlántica, como no podría ser de otro modo, es muy consciente de estos cambios y a ellos se están acompasando sus realidades y sus objetivos, especialmente con las modificaciones y actualizaciones de su concepto estratégico. Lo está haciendo, Señor, porque la OTAN quiere seguir siendo útil y estamos convencidos de que así será.

Para nosotros, para España, país europeo y país atlántico, está muy claro que nuestro principal objetivo es mantener a Europa y América lo más unidas y cercanas posible y a ello, dentro de nuestras modestas posibilidades, dirigimos nuestros esfuerzos.

América (del Norte y del Sur) y Europa pertenecen a una misma civilización, la Occidental, en estos tiempos de globalización y regionalización es imprescindible permanecer unidos y defender los principios de esa nuestra civilización que durante siglos han iluminado el mundo.

Además, y por último, a la vista de la magnitud de los poderes económicos transnacionales es necesario, mejor pronto que tarde, algún tipo de gobernanza mundial, lo que llevará aparejado un necesario poder de disuasión; pensamos que la OTAN está en inmejorable situación para hacerse cargo del mismo.

Termino, Señor, como empecé, dando las gracias a Vuestra Majestad por habernos recibido en Audiencia y le damos una vez más la garantía de nuestra lealtad a España y al Rey.